Qué debes hacer para desarrollar la proactividad

Qué debes hacer para desarrollar la proactividad

Una persona proactiva es aquella que se anticipa a los problemas o les da una solución coherente cuando suceden; siempre mira hacia delante, se prepara, lee, se informa y busca nuevas maneras de hacer las cosas.

 

Su etimología nos cuenta que es la combinación del prefijo griego «pro» –antes– y del adjetivo latín «activa» –«activus», que tiene la capacidad de hacer–.

Si con la explicación que acabo de darte, que no te ha quedado nada claro, te propongo que realices el test de proactividad y después contestes a la siguiente pregunta ¿Eres una persona proactiva?

La proactividad nos da la seguridad de que serán nuestras propias decisiones las que nos ofrecen la posibilidad de lograr el control de cualquier situación que nos afecte, porque nos hiere lo que sucede, sino la importancia que le damos.

Además, colabora en la faceta más importante de nuestra existencia: hacer nuestra felicidad personal. Porque no es lo mismo observar que tomar acción. Cuando decides pasar a la acción y sales de tu zona de confort, se producen los cambios y por fin te acercas a ese objetivo que te has marcado.

Déjame decirte que el desarrollo de la proactividad te ayudará a afrontar problemas:

  • Anticiparás consecuencias negativas y riesgos.
  • Te orientarás a la innovación y al futuro.
  • Actuarás ante las oportunidades que se te presenten.
  • Desarrollarás un optimismo consciente que te permitirá disfrutar de lo que haces.
  • Buscarás el éxito.
  • Aprenderás de los errores.
  • Protegerás tu autoestima.

¿Qué debes hacer para desarrollar la proactividad?

  1. Tomar la iniciativa y actuar: toma la iniciativa y reconoce tu responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.
  2. Escuchar tu lenguaje: te indica el grado de proactividad. Si sueles decir: –esa soy yo, me vuelvo loca, no tengo tiempo, si mi marido fuera más paciente, tengo que hacerlo…–, este tipo de lenguaje es reactivo y sólo sirve para descargar la responsabilidad en los demás.
  3. Círculo de preocupación y círculo de influencia: examina en qué inviertes tu tiempo y energía. ¿Salud, hijos, trabajo, el medio ambiente…? Este es tu círculo de preocupación, y si lo revisas te darás cuenta de que hay aspectos sobre los que no tienes control alguno, sin embargo, con otras, sí. Éstas últimas podrás agruparlas en un círculo más pequeño, tu círculo de influencia. Las personas proactivas, centran sus esfuerzos en su círculo de influencia, así su energía es positiva y aumenta.
  4. Comprometerse y mantener los compromisos. Los compromisos contigo mismo y con los demás, así como tu integridad son la esencia de la proactividad.

El secreto del cambio es enfocar toda tu energía, no en la lucha contra lo viejo, si no en la construcción de lo nuevo.

Sócrates

Conseguir bienestar mental no debería ser confuso ni difícil
Únete a la comunidad de Reflexiones con alma y aprenderás técnicas sencillas de aplicar en tu vida para empezar a despertar a la gran mujer y madre que eres.
Últimos Podcasts
Últimos artículos
Mis redes sociales
Scroll al inicio

Unleash your infinite potential

Download this free audio training and get the clarity and confidence to build your dreams, on your terms.